Mamoplastia de Reducción o Reducción de Senos en Colombia.

Definición.

La mamoplastia de reducción es una cirugía diseñada para disminuir el tamaño de los senos, en mujeres que tengan mamas muy aumentadas de tamaño.

Es de gran ayuda para mejorar el tamaño y posición de los senos grandes que pueden producir muchas molestias, desde la simple incomodidad con la apariencia física, dificultad para encontrar vestidos y brasieres de la talla adecuada, molestias en los hombros por las tirantas del brasiere, dolores de cabeza, espalda e irritación de la piel cuando las mamas están muy descolgadas.

¿Quién se puede operar?

Toda mujer bien informada, en buenas condiciones de salud, que conozca a cabalidad las ventajas y desventajas de la operación; además, que una vez realizado el balance de riesgos-beneficios, se sepa que definitivamente se beneficiará de la cirugía. Aunque se puede realizar en mujeres muy jóvenes, las mejores candidatas son mujeres adultas que ya hayan tenido sus hijos y que presenten molestias significativas por el tamaño aumentado de sus senos.

Preparativos.

Si está considerando la mamoplastia de reducción, debe encontrar un buen cirujano plástico que le merezca toda su confianza y con el cual pueda usted aclarar, en una o varias consultas antes de la cirugía, todas sus dudas.

Leer este documento también le ayudará a estar más informada. Una vez resueltas sus inquietudes y aclaradas sus expectativas, es decir, que lo que se le puede ofrecer con la operación es lo mismo que usted desea, se procederá a realizar exámenes de sangre y otros, si se consideran necesarios, con el fin de aumentar la seguridad y disminuir los riesgos operatorios.

Se tomarán fotografías confidenciales en el consultorio. De acuerdo con la edad se podrá solicitar un examen de mamografía (radiografía de los senos para descartar cáncer), se enviará a consulta con el especialista en anestesia, quien ultimará detalles para el día de la operación. Si por el tamaño de los senos se anticipa que habrá sangrado importante, se le solicitará hacer reserva de su propia sangre o autodonación en el banco de sangre.

El uso de aspirina y algunas drogas antiinflamatorias puede aumentar el riesgo de hemorragias, por lo tanto se le recomendará no usarlas desde unas semanas antes de la operación; si por algún motivo recibe drogas anticoagulantes, no se podrá realizar la operación.

Debe hacer arreglos para asistir acompañada y para que alguien cuide de usted, en especial durante el primer día después de la cirugía.

La mamoplastia reductora es una cirugía no urgente que le mejorará varios aspectos de su vida, de tal manera que tómese un tiempo suficiente de recuperación, tal como unas vacaciones. Aunque en cinco a siete días podría reingresar a su trabajo, es posible que actividades como conducir un carro, levantar cosas pesadas o viajar de pie en buseta, se le dificulten.

La cirugía.

Se realiza dentro de una sala de operaciones, en un hospital o clínica que pueda ofrecer algunas facilidades, como hospitalización o transfusión de sangre, en caso de llegar a ser necesario. Generalmente se hace ambulatoria, así que unas horas después de la cirugía podrá irse a casa. Cuando se realizan otras operaciones al mismo tiempo, como por ejemplo el abdomen, o en caso de que no resida en Tuluá o que la cirugía sea un poca más compleja de lo usual, se le recomendará permanecer hospitalizada hasta el día siguiente.

Usualmente se utiliza anestesia general, de tal manera que dormirá durante la operación. Mientras este aún sin anestesia, se le hará una marcación muy cuidadosa (dibujos como de sastrería) sobre la piel, de lo que será la cirugía o diseño de la operación. Una vez establecida la anestesia y seguido todo el protocolo, se retirarán las partes de piel y glándula mamaria en exceso y se reacomodará toda la mama en su nueva posición.

Se tendrá especial cuidado en el cierre de todas las heridas y en obtener una forma, tamaño, posición y simetría adecuadas.

En algunas ocasiones se dejarán drenes o pequeños tubos para que salga la sangre de las herida, evitarlo que se acumule y forme hematomas.

Al finalizar la operación, que puede durar unas tres horas, se dejará un brasier cómodo que no le quede ajustado ni tenga varillas; al despertar ya podrá notar los primeros cambios obtenidos con la cirugía.

Riesgos.

Toda operación lleva implícito algún riesgo, tal como hemorragias, infección o aún la muerte. Afortunadamente estos riesgos son bajos para cirugías no urgentes, que se han planeado adecuadamente con la suficiente anticipación. Los exámenes, el chequeo por el anestesiólogo, la elección de un cirujano calificado y una adecuada institución hospitalaria, incrementan aún más su margen de seguridad.

Durante las consultas preoperatorias se hará un balance de riesgos y beneficios, ventajas y desventajas, y en caso de detectar algún riesgo importante, seguramente no se le recomendará la operación.

Le haré una breve mención de las ventajas y desventajas de la operación, para que usted pueda hacer su propio balance y tome una decisión correcta.

Ventajas.

Cambio inmediato y notable en el tamaño, forma y posición de sus senos; podrá notar disminución o desaparición de dolores, irritación de la piel y molestia del brasier en el hombro; es posible que mejore su grado de apreciación por sí misma y que se encuentre más confortable con su nueva forma, siendo más fácil vestirse y encontrar tallas adecuadas de vestidos, brasier y traje de baño.

Desventajas.

La única manera de mejorar la forma, tamaño y posición de los senos es con operación y toda cirugía lleva implícito algún riesgo; La operación dejará inevitablemente cicatrices, que aunque quedan ocultas debajo de la ropa interior o vestido de baño, se notarán siempre que esté sin ropa. Con el paso de los años y en especial si se aumenta de peso o se tienen nuevos embarazos, se podrían perder algunos de los logros de la operación; es posible también que se disminuyan las posibilidades de dar alimento materno a su hijo, en caso de otro embarazo.

En algunas pacientes y en porcentajes muy bajos, se puede disminuir la sensibilidad de los pezones. La cirugía no aumenta la posibilidad de adquirir cáncer de seno.

Antes de toda cirugía no urgente la persona debe saber sobre ella y dar su autorización en un documento que exige la ley colombiana, con el fin de aumentar más la seguridad de los pacientes, conocido como consentimiento informado, el cual se le hará conocer con anticipación.

Postoperatorio.

Suele haber mucho menos dolor del esperado y generalmente puede ser controlado con drogas. Al despertar ya podrá notar los cambios iniciales en el tamaño de sus nuevos senos; puede haber algún grado de escurrimiento de sangre por las heridas, lo cual es completamente normal, en especial si se han dejado drenes o tubos. Si se va a casa el mismo día, se le recomendarán drogas para prevenir el dolor y la infección, deberá tratar de estar sentada o deambular con cuidado durante el día y dormir con la cabecera de la cama levantada y boca arriba; no se recomienda usar hielo, ya que el frío puede matar la delicada piel del pezón y senos; debe permanecer de día y de noche con un brasier cómodo y si hay escurrimiento de sangre podrá usar toallas sanitarias o protectores diarios directamente sobre las heridas, para que no se manche la ropa; al día siguiente se podrá duchar de la manera usual.

En caso de notar alguna situación anormal como dolor excesivo que no disminuya con los analgésicos, hemorragias fuertes, fiebre, pus o infección, no debe dudar en llamarme a los números que aparecen al fin de este artículo. Se le programarán citas de control en mi consultorio de acuerdo con su caso, pero estas suelen ser en cinco días, dos semanas, seis semanas, cuatro meses y un año postoperatorio. Se le harán recomendaciones sobre ejercicio y cuidado de sus cicatrices.

Resultados.

Hay un cambio notable e inmediato en la forma, tamaño y posición de los senos, lo cual le facilitará en especial la manera de vestir; es posible que mejoren otros síntomas asociados como dolor etc. Generalmente la nueva percepción corporal mejorará su propia autoestima. Las cicatrices estarán ubicadas alrededor de los pezones, en la línea media de cada mama y en el pliegue debajo de cada seno.

Toda cicatriz sufre un proceso evolutivo conocido como maduración, que puede tardar hasta un año, de tal manera que serán muy poco notorias al principio, tornándose un poco más rosadas, duras y ensanchadas con el paso de las semanas, para finalmente irse volviendo más blandas y poco aparentes, hasta lograr su aspecto final que puede ser poco o muy notorio, de acuerdo con sus propias características de cicatrización.

Si usted ha sido adecuadamente informada y sus expectativas son reales, es decir, coinciden con lo que le puedo ofrecer con la operación, seguramente será una paciente muy satisfecha con los resultados de la mamoplastia reductora.

Citas

Solicita una cita o contáctanos.